Ronaldo lo deja. Se va el mejor delantero que un servidor ha visto en toda su vida. ‘O Fenomeno’ se ha visto superado por los dolores y por una enfermedad, el hipotiroidismo.

Ronaldo Luis Nazario de Lima besando la Copa del mundo conseguida en el Mundial de Corea y Japón

Ronaldo Luis Nazario de Lima besando la Copa del mundo conseguida en el Mundial de Corea y Japón

Esta enfermedad le creaba problemas con su metabolismo y le obligaba a tomar un medicamento hormonal que le hubiera dado, en caso de consumirlo, positivo por dopaje. Ronaldo no puede más. A partir de este momento, el día de su retirada, sólo podemos recordar, admirar e incluso llorar viendo sus arrancadas que aterrorizaban a las defensas rivales, que se convertían en pequeñas hormigas a las que se les venía encima esa «manada de búfalos», como describió Jorge Valdano al ariete de Río de Janeiro. Disfrutaremos una y otra vez, incansablemente, con sus goles imposibles, con esos partidos que resolvía con una mezcla de velocidad inalcanzable, regate imparable y maestría en la definición. Querido por todos los equipos en los que ha logrado la impresionante marca de 408 goles, Ronaldo se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores delanteros que han pasado por este maravilloso mundo del fútbol. Muchos dicen que no se le puede considerar tal, ya que pasó gran parte de su carrera lesionado; que sólo podemos imaginar lo que podría haber llegado a ser. Pero con lesiones o sin lesiones, Ronaldo es grande y será grande. Sólo se le puede poner un pero a su inmaculada carrera: la Copa de Europa. Es el único gran título que le falta en su vitrina. En los diecisiete años de carrera profesional, ‘Ronnie’ ha levantado 21 títulos colectivos, además de dos Balones de Oro, tres FIFA World Player y una Bota de Oro. ¿Qué más se le podía pedir a ‘O Fenomeno’?

 

La vida no se lo ha puesto nunca fácil a Ronaldo. Fue capaz de superar dos durísimas lesiones en la rodilla y volver a ser el número uno que deslumbró al mundo entero en 1997 vistiendo la elástica azulgrana del Barcelona. En el Inter de Milán lo disfrutaron hasta que pudieron y luego lo cuidaron hasta que se recuperó. En Madrid Ronaldo fue grande de nuevo, aunque sólo dos títulos impidieron que se le recuerde mejor. Tras salir del Real, Ronaldo comenzó su declive en el Milán y en Corinthians. Quizás sea su selección el equipo que más alegrías le reportó en su carrera. Ganó dos Mundiales, el primero de ellos con sólo 17 años y sin jugar ni un minuto. El segundo, siendo el mejor del mismo. Ahora su fuerza se ha difuminado entre la enfermedad y la falta de cariño de la ‘torcida’ del Corinthians. Nos deleitaremos con su vida futbolística, con la fortuna de poder recrearnos infinitas veces viendo en vídeo sus goles. Se te echará de menos, ‘Ronnie’.

Artículo escrito por: Jesús Garrido Gacía

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*