psicologia en el deporte

 

Como bien sabemos, la gestión de la plantilla por parte del entrenador es decisiva a la hora de alcanzar un alto rendimiento y por ende, mejores resultados. Los psicólogos deportivos damos algunas claves para que los técnicos puedan desarrollar todas las herramientas mentales que potenciarán el buen ambiente y las virtudes de sus jugadores.

  1. Normas: Los entrenadores deben enfocar el cumplimiento de las normas desde la motivación y no desde la presión. Motivar no es sinónimo de presionar. Los técnicos deben predicar con el ejemplo.
  2. Respeto: Es importante que los entrenadores se hagan respetar respetando a sus jugadores (valga la redundancia) con valores personales y deportivos. Si los técnicos quieren que los jugadores cumplan sus instrucciones en entrenamientos y partidos también tendrán que tener en cuenta la situación personal de cada uno de sus deportistas.
  3. Equipo: Los entrenadores deben fomentar el grupo por encima del individualismo. Recordar de vez en cuando que los éxitos provienen gracias al esfuerzo, trabajo y rendimiento de todo el equipo no viene mal. Para ello, es importante que el entrenador destine parte de su entrenamiento trabajar dinámicas de cohesión de equipo.
  4. Refuerzos: Otra de las claves que generan un buen ambiente en el equipo y que propicia un aumento del rendimiento deportivo es reforzar aquellas conductas de los jugadores que queremos que se repitan. También tenemos que pensar que cada jugador es un mundo y reacciona de una manera u otra por lo que los entrenadores tendrán que destinar tiempo en conocer cuál es la mejor manera de dirigirse a su jugador para sacar lo mejor de él. Un buen feedback puede suponer un gran desarrollo en el rendimiento deportivo del deportista. La comunicación es la clave.
  5. Metas: establecer objetivos de rendimiento suelen ser más productivos que los de resultado. Éstos últimos pueden conllevar frustración en los jugadores y propiciar un mal ambiente dentro del equipo. No hay mejor sensación en el deporte que saber que uno ha trabajado bien y se ha esforzado al máximo. Para ello, estableceremos metas alcanzables y realistas que fomenten la motivación del jugador. No hablamos de goles, sino de tiros a puerta.
  6. Clima: Es fundamental que todo el equipo reme en la misma dirección, y para ello, el entrenador debe conocer el ambiente en el que se mueve entre los jugadores de su grupo. En psicología deportiva existe una herramienta, muy utilizada en los equipos de alto rendimiento, llamada sociograma.  Con ella los técnicos podrán analizar cómo se mueve el grupo, la existencia de subgrupos y organizar las parejas de jugadores para poder llevar a cabo los ejercicios del entrenamiento. Es indispensable tener unido al equipo si se quieren alcanzar objetivos.
  7. Confidencialidad: Lo que pasa en el vestuario, se queda en el vestuario. Es importante que los entrenadores cuiden las relaciones con sus jugadores, tanto a nivel grupal como a nivel individual. Un fallo en este aspecto puede desencarrilar el tren de la confianza y con ello el buen ambiente dentro del grupo.

Gestionar estas 7 claves pueden decidir el futuro de una temporada. No por tener los mejores jugadores técnicamente significa que alcanzaremos el éxito. La gestión del grupo es incluso más importante o vital para cumplir las metas de un equipo.

Por Fernando Callejo, Cofundador de la UPAD Psicología y Coaching

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*