El real Madrid pasó el trámite con el gol de Benzema, pero dejándose llevar perdió por el camino a Casillas por lesión y Coentrao y Di María expulsados. El Sevilla de Emery machacó al Zaragoza con un resurgido Negredo que volvió a ser el Tiburón que fue en Almería.

 

El Real Madrid Perdió a Iker Casillas por lesión. Foto: www.lavanguardia.com

El Real Madrid Perdió a Iker Casillas por lesión. Foto: www.lavanguardia.com

REAL MADRID Y SEVILLA PRIMEROS SEMIFINALISTAS

 

 

El Valencia estuvo mejor que otras veces si tenemos en cuenta los terribles precedentes. Su posesión del balón no se tradujo en forma de ocasiones. Valdez con dos tímidos cabezazos y un disparo de Jonas desde lejos fueron lo poco que contabilizó el equipo de Valverde al descanso. Eso y una buena cantidad de amarillas fruto de su nerviosismo e impotencia.

El Real Madrid se puede decir que pasó por Mestalla de forma placida, impulsado por el resultado de la ida y la sensación de superioridad que había dejado en ese mismo campo la exhibición del domingo.

 

 

Esta vez no fue el equipo eléctrico que goleó sin piedad en 45 minutos, tampoco lo necesitó. Se limitó a defender con brillantez y solvencia para desesperar poco a poco el conjunto valencianista. Hasta que Xabi Alonso, al borde del descanso, filtró un pase medido que llegó a las botas de Benzema tras una indecisión tremenda de Ricardo Costa.

 

 

El delantero francés, que fue de la partida en lugar de Higuaín, cruzó con toda la tranquilidad del mundo ante Guaita. El gol acabó con la resistencia del Valencia y con la poca fe que todavía existía en la poblada grada de Mestalla.

 

 

El encuentro y la eliminatoria parecían resueltos en el descanso. Una sensación que pareció errónea nada más salir de vestuarios. Coentrao vio la segunda amarilla por cortar un centro con la mano y Tino Costa empató el partido con una falta envenenada por abajo.

 

 

Mestalla recuperó el aliento y el Valencia se fue arriba en busca de la gesta. El Real Madrid no se puso nervioso, consciente de la ventaja. El propio Tino Costa estuvo a punto de adelantar al Valencia con un disparo preciso que se perdió pegado al poste de Adán.

 

 

Poco a poco el Valencia perdió la poca fe que le quedaba, agotado por la seria defensa del equipo de Mourinho. No se notó que jugará con diez jugadores toda la segunda parte. La expulsión de Di María, tras una jugada infantil ante Pereira, le puede costar cara al equipo de Mourinho en la siguiente ronda. La actuación de Pérez Lasa con las cartulinas y amonestaciones no ayudó a templar la recta final del encuentro.

 

 

Con la Liga casi perdida, el Real Madrid se agarra a la Copa -a la espera de la llegada de la Champions- como salvavidas tras una mal primera parte de temporada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*