Opinión de la Afición.

Afición Pimentonera

Aficionadas en Nueva Condomina animando a Tete, jugador del Real Murcia

5ª jornada y ya estamos inmersos en puestos muy altos de la clasificación. Ni los más viejos del lugar podrían imaginar semejante oasis en un desierto que duraba ya bastantes años. Y es que el Real Murcia está de dulce, o de buena, como se quiera decir. Tanto tiempo sin ver a nuestro equipo campeando entre los 3 primeros, y aunque estamos “empezando” como quien dice esta Liga, el inicio no puede ser más alentador.

Y eso que ayer se sudó para conseguir los 3 puntos. Cuando el CD Alavés parecía que se iba a ir con una propina de Nueva Condomina, y el 1-1 se apreciaba como resultado final, ahí estuvo el manchego 5 estrellas, el delantero que siempre busca el gol, el chico que quiere ser un grande, el estandarte de un equipo que está reluciendo el escudo con honores. Kike García volvió a ser determinante para que el Real Murcia saliese victorioso una jornada más. Y es que no sólo el Real Murcia está haciendo unos números gratos, sino que además es el equipo que más goles está anotando, 8 a balón parado, casi nada al aparato.

La verdad, es que tengo que decir que a mi Real Murcia me lo han cambiado. Este equipo está hecho de otra pasta, de un material diferente al de temporadas pasadas. Cierto es que no quiero volver al cuento de la lechera, donde la lechera contaba los odres de leche que le hacían falta para hacerse rica. 5 jornadas son pocas y aún quedan 37 más. 37 pruebas duras, exigentes, donde lo importante no es sólo salir fuerte al principio de carrera, sino aguantar el ritmo, culminando con el sprint final. De nada serviría empezar bien, si al final, nos pegamos un batacazo mayúsculo.

La clave está en seguir trabajando con esfuerzo, tener cautela y dejar la euforia de momento bajo llave. Sabemos que es un momento especial, algo que deseábamos todos los murcianistas desde hacía mucho, y que poco a poco está cobrando forma y sentido.

Pero como digo, este cuento acaba de empezar y en la manos de directivos, jugadores y afición está el destino de su final, feliz o baldío.

Espero de todo corazón, que sigamos en esta buena línea. Está claro que el vamos a sucumbir en momentos de dificultad, sufrimiento, derrotas, quizás injustas a veces, pero tampoco quiero pintar el lienzo con colores fríos, porque el nuestro, el grana, no lo es.

La afición, como pido siempre, tiene que volcarse partido a partido con el equipo. Da igual desde donde se anime, la distancia aquí no es algo influyente, ya que, si amas a algo o alguien, el nº de kilómetros que separan ambos sentimientos, está de más.

Esta afición pide que los colores murcianistas no se guarden en los armarios, no cojan polvo ni vean su color desteñido por el paso de los años. El color murcianista tiene que imperar impoluto, lúcido, renovado y orgulloso. No podemos obviar algo que es nuestra seña de identidad, que nos hace únicos ante otras aficiones y además sirve como motor de sueños que quedan aún por cumplir.

Sigamos dando nuestro calor y nuestro aliento a esta plantilla, que ayer volvió a demostrar que no se encoge ante la adversidad, que sabe jugar con el tiempo y el espacio, que no rehuye de darlo todo, cuando existen posibilidades de cambiar la realidad. Una realidad que ayer se tiñó de victoria, con un gol que hizo poner en pie a Nueva Condomina, un gol de rabia y de constancia, algo que no puede faltar en esta campaña, porque si el equipo no pierde la cara a la constancia, el buen juego y los buenos resultados llegarán sin ninguna duda. Sólo hace falta que no dejemos de creer en este Real Murcia, que con casi total probabilidad, nos va a conquistar.

LLUEVA, TRUENE O SALGA EL SOL, MI REAL MURCIA TE LLEVO ¡¡¡EN EL CORAZÓN!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*