Alineaciones con el sello de casa


El 24 de marzo se cumple el 30 aniversario de la segunda gran racha consecutiva con entrenadores de fútbol

La participación de jugadores entrenados en la Academia Juvenil del Barça en el primer equipo es una de las razones de los equipos de Masía. Cualquier jugador en las categorías inferiores de fútbol sueña con jugar en el Camp Nou. Un sueño que solo está al alcance de unos pocos privilegiados, pero que puede realizarse, como lo muestran las estadísticas. Tener un equipo subsidiario que alimentara al primer equipo de jugadores era esencial para asegurar la presencia de jugadores entrenados en la carrera de manera estructurada y consecutiva desde la temporada 1949/50.

Después de una pausa de solo tres juegos, un segundo período de juegos comenzó con una presencia continua y marca hoy el 30 aniversario desde que el Barça contó con la presencia de al menos un jugador entrenado en el primer equipo a lo largo de un partido. . El contador de partidos solo se detuvo temporalmente debido al coronavirus, pero continuará.

Ver a los jugadores locales en el primer equipo es un hecho que se remonta a un largo camino en la historia del Club. Periódicamente, el Barça ha tenido muchos jugadores de los equipos inferiores que vinieron para cumplir el sueño de jugar en el primer equipo, desde Calvet y Seguer, hasta Biosca, Aloy, Manchón, Bosch, Gracia, Tejada, Brugué, Vergés, Estrems, Olivella, Rodri, Sadurní, Silvestre, Fusté, Rexach, Martí Filosia, Mora, Olmo, Tente Sánchez, Lobo Carrasco o Estella, entre otros. A partir de 1949, cuando Espanya Industrial se vinculó orgánicamente con el Barça y se convirtió en una subsidiaria del Barça, esta presencia se puede cuantificar continuamente en cada partido.

Dos grandes secuencias

De hecho, podemos decir que hay dos secuencias principales en las que siempre encontramos la presencia de al menos un jugador formado en el equipo juvenil en los partidos del primer equipo. Esto incluye el equipo inicial y también los cambios. El primero de ellos lo hemos establecido desde la temporada 1949/50 y dura 41 años, e incluye no menos de 1786 juegos. Esta racha interrumpe la temporada 1989/90 durante tres juegos, pero luego una segunda racha de 30 años que dura hasta hoy, en la que 146 jugadores han participado y ya han acumulado, hasta # 39; la suspensión de las competiciones debido a la crisis del coronavirus: 1.714 partidos en total.

Pero tenemos que volver al verano de 1949 para, desde una perspectiva moderna, presenciar el nacimiento del primer equipo subsidiario del Club, cuando el FC Barcelona unió fuerzas con Espanya Industrial, una empresa textil de Barcelona que había tenido un conjunto fundado por los propios trabajadores. Estaban vestidos con una camiseta blanca con rayas verticales azules y pantalones blancos. A pesar de la diferencia cromática, Espanya Industrial se convirtió en el segundo equipo del Barça y en la inagotable carrera de su hermano mayor, con nombres legendarios como Biosca, Manchón, Bosch, Gracia, Tejada, Vergés, Olivella y Rodri.

Once de Barça en 1950.

Durante la temporada 1956/57, Espanya Industrial cambió su nombre a Condal, un equipo que adoptó los colores del Barça desde 1961. La carrera de Condal, un nombre en memoria de muchos fanáticos experimentados, alimentó al primer equipo de FC Barcelona con personalidades como Eladio, Rifé, Pujol, Rexach, Torres, Martí Filosia y Mora.

Mientras tanto, en 1965, el equipo de una fábrica textil en el distrito de Sant Andreu llamado CD Fabra i Coats también se convirtió en una subsidiaria del FC Barcelona y cambió su nombre a Atlètic Catalunya. Cinco años más tarde, en junio de 1970, las dos filiales de Barcelona, ​​que luego coexistieron en la tercera división, se fusionaron en una, llamada Barcelona Atlètic, ahora Barça B. En la década de 1970, antes de la fundación de De la Masía, los jugadores Como Fortes, Sánchez, Olmo, Martínez, Carrasco, Manolo y Estella han surgido de las filas del Barça Atlètic.

Las semillas generadas por la nueva estructura del fútbol formativo desde finales de la década de 1940 y la creación de unos pocos equipos bien organizados han dado sus frutos. Desde el comienzo de la temporada de 1949/50, con Espanya Industrial como filial del Barça, el primer equipo del Barça ha pasado 40 años con la presencia de al menos un jugador del equipo juvenil en partidos oficiales. de competición, una secuencia enorme que no se romperá antes del 1 de octubre de 1989, cuando el 5º día de la Liga, el Barça entrenado por Johan Cruyff y Carles Rexach juegue en Mallorca con Zubizarreta, López Rekarte, Alexanco, Koeman, Serna, Soler, Salinas (Aloisio, minuto 65), Eusebio, Robert, Laudrup y Begiristain (Onésime, minuto 72). El Barça perdió el juego 1-0.

Más tarde, hubo dos partidos más sin la presencia de los equipos juveniles: después de una semana, el Clásico contra el Real Madrid en el Camp Nou que el Barça ganó 3-1, y el 18 de marzo de 1990 en Las Gaunas, donde el Barça venció al Logroñés 1-2.

Del equipo soñado hasta hoy

Pero desde el 24 de marzo de 1990, todavía con Cruyff en el banquillo, esta segunda secuencia ya no se interrumpe. En el descanso del Barça-Atlético de Madrid en el día 31 de la Liga 1989/90, Guillermo Amor reemplazó a Julio Salinas. Y tres décadas después, 31 cursos más tarde, 15 entrenadores más tarde, los capítulos de esta historia romántica no tienen una página final. Del amor a Ansu Fati. Desde el edificio de piedra de Can Planes hasta las modernas instalaciones de la ciudad deportiva. La Masía nunca se cansa de alimentar al primer equipo. Un guardián legendario; un defensor central del corazón cocinado; una trasera izquierda sólida y resistente; un centro central, un interior incansable del motor del Dream Team; un interior de perfectos valores de Barcelona; o un atacante con seis bolas de oro.

La fantasía del elenco de Cruyff contó con estrellas de fútbol que fueron cruciales para el Dream Team. Estas no fueron presencias de testigos. Estas son piezas que han formado un equipo que ha llenado el césped con confeti azulgrana. No solo por la cantidad de títulos ganados, sino también por el festival de fútbol que jugó.

Once del FC Barcelona en la final de Wembley, disputada en 1992.
Once del FC Barcelona en la final de Wembley, disputada en 1992.

Guardiola fue el portador del hilo Ariadna para un equipo diseñado para compartir el balón. Una filosofía protegida por la generosidad del Amor, símbolo de una vehemente Barcelona. Ferrer y Sergi, coincidiendo en la propiedad de patios 1993/94 a 1995/96, un par de lados extremadamente extraordinarios. La velocidad de las alas derecha e izquierda colaboró ​​en la línea de protección de Cruyff 3-4-3. No importa la competencia o el año. Un ensayo que ha invadido las ventanas del Club durante los ocho cursos del entrenador de Amsterdam. Un estado de ánimo de euforia gracias a las cuatro ligas consecutivas, una Copa de Europa, una Copa del Rey, tres Supercopas españolas y una de Europa.

Los años y los jugadores de Masía en las alineaciones del primer equipo avanzarían como un lapso de tiempo. Después de Rexach, quien lideró dos juegos, y Bobby Robson, Van Gaal le daría aún más importancia a las categorías inferiores de Barcelona. Algunas adiciones progresivas a la carrera que apoyarían esta apariencia constante.

Con Rijkaard el mostrador sube

Víctor Valdés, Carles Puyol, Xavi Hernández o Andrés Iniesta. Estándares de identidad del FC Barcelona que se han convertido en formaciones fijas de Frank Rijkaard. Un técnico que tenía un nombre de registro guardado, que brillaría con estos datos. Lionel Messi. Un famoso relevo que Guardiola llevaría más tarde.

Con el pasado en mente, el cambio de Santpedor ha aumentado el número de juegos con piezas de la Masía. Nuevos números y nombres que se extenderían a lo largo de la parte posterior de las gomas del primer equipo. Sergio Busquets, Piqué o Pedro. Héroes silenciosos que terminarían haciendo eco de sus pasos en la final de la linterna de Roma 2009 o la de Wembley 2011.

Un total de 11 con Tito Vilanova

Valdés, Montoya, Piqué, Puyol, Jordi Alba, Busquets, Xavi, Iniesta, Messi, Pedro y Cesc. En la Ciutat de València, el día 13 de la Liga 2012/13, Tito Vilanova formó un 11 renacimiento de la etapa culé. Y, de esta manera, ilustró una vez más el peso que le dio a los futbolistas en el fútbol formativo de Barcelona.

Once del FC Barcelona en el campo de Levante, durante la temporada 2012/13, el día en que había once jugadores en casa al mismo tiempo en el campo.
Once del FC Barcelona en el campo de Levante, durante la temporada 2012/13, el día en que había once jugadores en casa al mismo tiempo en el campo.

El presente ha seguido la tendencia. Martino, Luis Enrique y Valverde extendieron esta lista. Aleñá, Ansu Fati, Carles Pérez y Riqui Puig fueron los apellidos que salieron. Apoyado por Sergi Roberto o los primeros tres capitanes, esta racha no tiene fin. La predisposición del nuevo entrenador, Quique Setién, parece alargar un presente que recuerda el pasado.

. Texto (tagsToTranslate)

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*