El Barça apaga en la prórroga la rebelión del Unicaja y Brizuela (103-93)


El conjunto blaugrana remontó 20 puntos a un gran Unicaja y acabó llevándose la victoria en la prórroga. Calathes (17 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias) e Higgins (22 puntos) respondieron a la sensacional jugada de Darío Brizuela (33 puntos)

Con mucho dolor y tras la prórroga tras pasar la mayor parte del partido contra las cuerdas, el Barça acabó consiguiendo su pase a las semifinales de la Copa del Rey cuando falleció, gracias a la mejor versión de Corey higgins, la rebelión de un Unicaja eufórico que lo arrollaron en la primera sala y llegó a los veinte, guiado por Dario brizuela, autor de 33 puntos (103-93).

Dos escuadrones con rayas diametralmente opuestas se enfrentaron. Los catalanes llegaron en un gran momento de juego y resultados, con once victorias en doce partidos en 2021, mientras que los andaluces llevaban una racha de trece derrotas y solo una victoria hasta que el domingo consiguieron vencer al Urbas Fuenlabrada en Liga.

Pero nada de eso se reflejó en la pista de este viernes. La primera sala fue un monólogo de Unicaja. Herido en su orgullo, salió a morder y arrollar al Barça en sus mejores momentos de la temporada. Todo salió de un equipo de adultos que, al compás de una Brizuela Imperial, bailaba al ritmo de un rival que no los vio venir.

Todo salió para el escolta donostiarra y sus catorce puntos en el cuarto, con un solo fallo en el disparo, catapultó a su equipo a la ira de un Sarunas Jaikevicius que tuvo que detener el juego antes de lo esperado en busca de una reacción de sus jugadores.

Porque los culés quedaron atónitos con el recital verde. Sin ritmo y con muchas dudas en su juego, perdieron hasta la batalla de rebotes ante el segundo peor equipo en esta faceta. Los triples de su oponente (5/7), y el sorprendente desequilibrio de los rechazos (10/4), aumentaron la brecha a 20 puntos (9-29) y solo unos pocos tiros exteriores de Alex AbrinesLeo westermann En el último minuto, minimizaron el daño al final de un primer cuarto claro con los colores del Málaga (15-29, min 10).

El segundo acto prevaleció sobre la lógica y la batalla fue equilibrada. Pierre Oriola Aportó los puntos y garra bajo los aros que tanto necesitaba el suyo y, a base de defensa, apretó un marcador en el que llegaban las canastas con cuentagotas. En cinco minutos, el Barça ya tenía ocho, ya que el Unicaja ralentizaba alarmantemente su producción ofensiva y cometía demasiadas derrotas.

Higgins luego tomó las riendas del Barça y le dio un puñetazo al boxeador, sumando ocho puntos en menos de cinco minutos, y el conjunto de Jasikevicius empezó a parecerse a los que se presentaban en Madrid como uno de los principales aspirantes al título. Huérfanos de triples, los andaluces perdían peligrosamente terreno, sofocados por la eficaz defensa del Barça y cinco puntos seguidos de los Abrines ajustaron aún más el choque en el descanso (39-44, min 20).

Alberto Díaz Abrió el marcador del tercer cuarto con un triple que de inmediato fue contestado por un desaparecido hasta entonces. Nicola mirotic. Durante varios minutos, Unicaja logró mantener su media docena de puntos de la mano de Brizuela, a lo que Abrines y especialmente Calathes respondieron para evitar otra escapada (53-59, min 26).

Unicaja se mantuvo en su lugar basado en el éxito del perímetro mientras Jasikevicius estaba desesperado por el grupo en busca de soluciones para completar la remontada. Sus hombres reaccionaron y recortaron los diez puntos en dos minutos a la mitad al final de un equilibrado tercer cuarto que tuvo a Calathes como protagonista (60-65, min 30)

Los últimos diez minutos fueron demasiado largos para Unicaja. Con el miedo en el cuerpo al ver que el Barça se acercaba cada vez más, se desmayó en ataque, donde acumuló pérdidas a gran velocidad, que aprovecharon los blaugranas para, después de más de treinta minutos más baja, adelantarse con un 13. -3 a tu favor en solo cuatro minutos.

Del 55-65 había bajado al 73-68 en seis minutos en los que los malagueños solo pudieron llegar al triple de Botella. Allí pareció terminar el partido ya que las derrotas y la defensa asfixiante seguían ahogando a un grupo de compositores que, sin embargo, en un nuevo arreón comandado por Brizuela, recuperaron la delantera a los dos minutos y medio de la conclusión (79-80).

Una última canasta de Tim Abromaitis Prorrogó el partido y en la prórroga los dos rivales se sumaron uno a uno desde la línea de tiros libres y los empates se sucedieron, hasta que reapareció Higgins para salvar a un Barça que sudaba más de lo esperado y regresaba, dos años después, en semifinales de copa. , donde TD Systems Baskonia lo espera este sábado.

103 – Barça (15 + 24 + 21 + 28 + 15): Calathes (17), Higgins (22), Mirotic (16) y Pustovyi – a partir de los cinco años -, Oriola (5), Abrines (11), Davies (10), Westermann (5), Hanga (6), Smits ( 4) y Kuric (7).

93 – Unicaja (29 + 15 + 21 + 23 + 5): Díaz (9), Brizuela (33), Waczynski (10), Thompson (10) y Guerrero (10) -quinto inicial-, Fernández (7), Abromaitis (6), Bouteille (6), Alonso, Nzosa (4 )) y Suárez (5).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Carlos Cortés y Sergio Manuel. Eliminaron a Alberto Díaz por faltas y al técnico del Unicaja Fotis Katsikaris por dos técnicas.

Incidentes: Última eliminatoria de los cuartos de final de la Copa del Rey en Madrid, disputada a puerta cerrada en el WiZink Center.



Fuente de la noticia

Fuente de la imagen: acb.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *