Semifinales de Champions 2013

El Real Madrid se viene de Alemania con un resultado de 4 a 1 casi imposible de remontar. El Borussia Dortmunt ha pasado por encima del Real Madrid en todo momento con Lewandoski como estrella del partido con los 4 goles. Cristiano Ronaldo consigui√≥ el empate en el √ļnico fallo de la defensa alemana.

levandoski al real madrid

Cuatro goles de Lewandoski condenan al Real Madrid. Foto: www.bvb.de

El Real Madrid necesita marcar tres goles en el Bernabéu para darle la vuelta a la eliminatoria.

Los blancos no han sabido tapar ni a Lewandowski, que ha marcado los cuatro goles de los alemanes, ni el juego colectivo del Borussia. El Real Madrid ha acabado roto, con sus estrellas desaparecidas y el grupo superado. El Borussia Dortmund pasó por encima de los blancos en una noche desastrosa del Real Madrid. Los alemanes fueron una apisonadora en la segunda parte y pusieron pie y medio en la final de Wembley. A los de Mourinho  sólo les queda apelar a la épica para remontar una eliminatoria que parece imposible.

LA CR√ďNICA DEL PARTIDO

Cuatro goles del polaco Robert Lewandowski dejaron tiritando al Real Madrid en el partido de ida de las semifinales de la ‘Champions’, donde cay√≥ con estr√©pito (4-1) en Dortmund ante un Borussia que sobrepas√≥ a los pupilos de Jos√© Mourinho, desaparecidos tras el descanso y minimizados por el hambre y la ambici√≥n de los alemanes.

Todo apunta que la ‘D√©cima’ tendr√° que esperar. El proyecto merengue, dise√Īado por recuperar la corona del ‘Viejo Continente’, sufri√≥ un duro rev√©s en el Signal Iduna Park, escenario que ya le hab√≠a castigado en la fase de grupos. No hubo redenci√≥n, ni garra, ni esp√≠ritu de Juanito. No hubo nada que se identificase con el ideario blanco.

El partido pas√≥ por las botas de un polaco: Lewandoski, el deseado por Pep Guardiola para apuntalar su pr√≥ximo Bayern.¬†El ‘9’ del Borussia, r√°pido y picante, fue una aut√©ntica pesadilla para Pepe y Varane, inconexos y lentos. La sanci√≥n de Arbeloa condicion√≥ una defensa que, ante United y Galatasaray, hab√≠a sido cosa de Ramos y el zaguero franc√©s.

Apenas hicieron falta siete minutos para que los pupilos de Jurgen Klopp abrieran la cuenta en las semifinales. Un excelente centro de Gotze, cayó impecable para Lewandowski, que sólo tuvo que empujarla a la red tras ganarle el sitio a Pepe, descentrado todo el partido.

El gol espole√≥ al Real Madrid, que no lleg√≥ a cambiar su discurso. Sin Xabi Alonso –impreciso y err√°tico en la entrega– el manual merengue se encontr√≥ con el empate al borde del descanso, obra de Cristiano Ronaldo, que alcanz√≥ la docena de tantos en esta ‘Champions’. Higua√≠n presion√≥ a Hummels y su exigencia encontr√≥ premio. El argentino la cedi√≥ al ‘7’, que marc√≥ a placer el 1-1 (min.43).

Pero el chaparr√≥n para los de Mourinho estaba a√ļn por llegar. La inestabilidad defensiva, que nunca estuvo a la altura del potencial b√°varo, se tradujo en el 2-1 a los 50 minutos. Un bal√≥n entre l√≠neas acab√≥ en las botas de Lewandowski que bati√≥ a Diego L√≥pez con suma facilidad y tras un toque con la puntera. Era el segundo bofet√≥n y a√ļn quedaban dos m√°s.

El gol del Dortmund no inquiet√≥ al Real Madrid, que continu√≥ sufriendo en los peores minutos del envite. Un rel√°mpago, pintado de negro y amarillo, recuper√≥ los fantasmas de la maldici√≥n germana, record√≥ la crudeza que siempre tuvo para el f√ļtbol espa√Īol viajar al centro de Europa, sobre todo por los escasos argumentos que ofrec√≠a el cuadro espa√Īol.

Entonces lleg√≥ la sentencia, la puntilla y las rodillas en el suelo. Lewandowski, en un gesto de jugador de f√ļtbol sala, pis√≥ el cuero, ridiculiz√≥ a Pepe y estamp√≥ el 3-1 para dejar al Real Madrid sin alma, sin intenciones y condenado a apelar a la magia del Bernab√©u para obrar un nuevo milagro que parece lejano.

La tormenta descarg√≥ con el 4-1, tras un penalti de Alonso que no dud√≥ en se√Īalar el colegiado holand√©s. El polaco cerr√≥ la fiesta del Borussia con el cuarto en su cuenta y oblig√≥ a esconder las orejas al equipo blanco, cuya derrota minimiza los efectos del 4-0 que encaj√≥ ayer el Barcelona.

A√ļn queda la vuelta, pero los indicios no son positivos para Mourinho y su tercera ‘Champions’, que tendr√°n que esperar.

1 comentario

Dejar un comentario

¬ŅQuieres unirte a la conversaci√≥n?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*