Lo tuvimos cerca. Cerca de conseguir 3 puntos muy importantes, pero como siempre, nuestra suerte se fue lejos de nuestro Real Murcia, dejando un punto que nos deja en la incertidumbre.

Alineación del Real Murcia en el partido frente al Villarreal. Foto: Victor López

Alineación del Real Murcia en el partido frente al Villarreal. Foto: Victor López

Otra vez se nos fue la victoria. Una victoria que andamos buscando con ahínco, pero nada, voló y voló de nuevo, lejos de Murcia, de la Nueva Condomina, dejando como un premio de consolación, un punto, que nos hace fuertes, pero al mismo tiempo nos sigue dejando en la cuerda floja.

 
Y es que la cuerda cada vez se está haciendo más y más delgada, donde un tropiezo, o un mal movimiento, sin orden ni equilibrio, nos puede dar una estocada, no quiero decir definitiva, pero si delicada. Hoy tuvimos el pastel delante, 3 puntos que nos iban a venir de perilla, pero en los compases finales, llego el gol del Villarreal, y nuestra ilusión se sumergió sin escafandra, en el profundo pozo de esta Liga Adelante.

 
Pero no todo ha sido mal y negativo, ni mucho menos. Empatar ante un rival renacido, como es el Villarreal, y después de la excelente racha que estaba consiguiendo el equipo de García Toral, es algo que no todos los equipos están logrando en esta segunda vuelta.

 
Es cierto que no podemos vivir de empates, ya que la victoria para nosotros, es la “morfina” que precisamos para este tremendo dolor que nos supone ocupar unos puestos más que serios, pero el hecho de haber empatado a unte rival potente y que se juega estar la próxima temporada entre los 20 mejores de España, pues oiga, no es moco de pavo, al menos para el que suscribe esta crónica.

 
Cabe señalar que el Real Murcia tiene vida, y mientras la tenga hay que seguir peleando y entregando los colores de esa camiseta grana en los estadios que nos quedan, siendo más importante, el darlo todo en el propio, en la Nueva Condomina, ante el público fiel, y sus gargantas enérgicas.

 
Lo que venga ya es algo a lo que hay que atarse, puesto que puedes luchar, pelear, darlo todo, pero tampoco es garantía de que te vaya a ir bien siempre. Las actuaciones arbitrales, los resultados de otros equipos implicados, las eternas carambolas, donde el azar juega con sus dados el que un equipo salga indemne, o por el contrario sea el equipo sacrificado, y el que tenga que pagar los errores propios y de los equipos implicados.

 
Y es que ya estamos a mitad de abril. Los días van pasando, las jornadas ya se van acortando, la tensión es cada vez mayor, y la presión es cada vez más fuerte.

 
El Real Murcia tiene que mentalizarse de que en estas jornadas que restan, no se puede jugar con fuego, como ya ocurrió hace 3 campañas. Tiene que convencerse de que la situación no es positiva, pero no por ella definitiva ni terminal. Hay puntos en juego, y debemos jugarlos con orden, sin precipitarnos, apoyándose en el pilar fundamental que es la afición pimentonera, lo digo ahora y lo diré siempre, y trabajando con constancia y confianza.
Si el equipo no confía en sí mismo, cómo puede hacerlo su afición. El Real Murcia tiene que ser el primero que crea en sus posibilidades, ahora mismo limitadas, pero posibles. No vale con bajar los brazos, o levantarlos sacando pecho con el empate de hoy. No vale. Hay que pensar ya en el siguiente partido, en concienciarse de conseguir los 3 puntos, en pensar que es una final, no otra más, sino la única que nos queda, ya que cada partido es a cara o es a cruz.

 
En sus manos está que nuestra ilusión, la de la ésta sacrificada afición, reluzca y brille de nuevo, porque es esta afición la que pone voz al desconsuelo del Real Murcia, quien abriga sus momentos más fríos, la mano que reconforta y sabe querer, porque ante todo la afición del Real Murcia quiere y ama a su equipo, es fiel a él, y a pesar de todos los momentos tan difíciles que se han vivido, sigue firme en su butaca de la Nueva Condomina, con su bufanda, su camiseta grana, su puro, su bolsa de pipas o gominotas, su suplemento donde ojea las alineaciones, su transistor, ese que no falte nunca, sus amigos, su pareja, sus hijos, y sobre todo su ILUSIÓN, esa que pase lo que pase, nunca, nunca faltará.

 

 

 

¡¡¡AÚPA EL REAL MURCIA!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*