El Real Madrid le tiene tomada la medida al Barcelona. Con los suplentes y sin Cristiano en el once, los blancos fueron capaces de doblegar a los azulgranas gracias a los goles de Benzema y Ramos. Messi marcó el tanto de los blaugranas pero Cristiano, que salió desde el banquillo, revolucionó el partido. En el Final del partido Ramos hizo penalti a Adriano que hubiera supuesto el empate en el marcador.

 

Morata celebre el gol conseguido ante el eterno rival. Foto: www.realmadrid.es

Morata celebre el gol conseguido ante el eterno rival. Foto: www.realmadrid.es

El Real Madrid le tiene tomada la medida al Barcelona. El Barça es el líder de la Liga pero mentalmente está lejos de ser un campeón. Con los suplentes y sin Cristiano en el once, los blancos fueron capaces de doblegar a los azulgranas gracias a los goles de Benzema y Ramos. Cristiano no marcó y Messi sí, pero el portugués, en los 35 minutos que estuvo en el campo, volvió a doblegar al de Rosario.

 

Sin Cristiano, sin Özil, sin Alonso y sin Khedira. Los hombres de José Mourinho saltaban al verde del Santiago Bernabéu pensando en Manchester o eso parecía porque no habían pasado ni cinco minutos de juego y apareció Benzemá. Morata arrancó desde la posición de CR7 y como si se tratara del crack portugués, el canterano desbordó a Dani Alves y le puso a Benzemá el primero. El francés metió el turbo, y nunca mejor dicho tras la semana del delantero blanco, y consiguió adelantarse a la pasiva defensa azulgrana para abrir el marcador. Los aficionados blancos presentes en el Bernabéu se frotaban los ojos ante lo que veían.

 

Tras el gol, el Madrid no se iba a volver loco. Los papeles de cada equipo son los que son y ni Madrid ni Barcelona se avergüenzan de ello. Uno espera atrás y el otro da 50 pases sin crear peligro. Un peligro que sólo llega de las botas de Messi.

 

 

El argentino se paseaba por el césped de Concha Espina taciturno y algo distraído pero pasado el cuarto de hora de partido el ’10’ del Barça apareció al aprovechar un pase de Dani Alves. Ramos intentó frenar al Balón de Oro pero el de Rosario fue capaz de internarse en el área y de sacar un disparo raso ante el que pudo haber hecho algo más Diego López.

 

 

 

Tras el gol azulgrana el Clásico no cambió. El Madrid, sin titulares, era menos brillante en defensa y en las contras. El Barça, por su parte, tocaba y tocaba pero no creaba peligro. Fue tras un error en la zaga blanca cuando pudo llegar el segundo tanto blaugrana.

 

 

 

Ramos y Modric intentaron recuperar el balón pero su desacierto dejó sólo a Messi delante de Diego López. En otras ocasiones el argentino no habría tenido dificultades para batir al ex del Sevilla pero ‘La Pulga’ no está en su mejor momento en cuanto a forma y mente. Su disparo, centrado y blandito, es el claro reflejo de ello.

 

 

 

El conjunto de José Mourinho, más a la italiana que nunca, no renunciaba al ataque y tras un magnífico centro de Modric desde el costado derecho, Morata estuvo a punto de cabecear el segundo tanto blanco pero el canterano se llenó de balón y su testarazo se marchó al exterior de la red de la meta de Victor Valdés.

 

 

 

Tras el descanso, el Bernabéu se puso en pie para corear el nombre de su héroe. Cristiano Ronaldo dejó la segunda fila del banquillo blanco y al salir a calentar el feudo blanco lo recibió con una sonora ovación.

 

 

 

El portugués saltó pasados los diez primeros minutos de la segunda parte y el Madrid agradeció la entrada en el campo del ‘7’. En la primera jugada del luso Piqué se vio obligado a frenarle en falta y en la segunda ocasión del goleador blanco, mediante un lanzamiento de falta, Victor Valdés se vio obligado a emplearse a fondo.

 

 

 

El Barça seguía realizando largas transiciones de balón pero el Madrid, a diferencia del primer tiempo, tenía a Crsitiano. El ‘7’ está en su mejor momento de su carrera y cada arrancada suya era una ocasión de gol blanca pero acabaría siendo Ramos el que acabara marcando. Modric botó un saque de esquina desde la izquierda y el central de Camas se adelantó a la defensa azulgrana y marcó el segundo de cabeza. El Bernabéu estallaba de alegría con el gol del central blanco.

 

 

Tras el final, Victor Valdés se fue corriendo hacia el colegiado y le insultó llamándole sinvergüenza por no haber pitado un posible penalti de Sergio Ramos sobre Adriano en el último minuto. El árbitro no dudó en expulsar al guardameta culé que podría ser sancionado con varios partidos.

 

 

 

Con esta victoria el conjunto de José Mourinho se pone a 13 puntos del Barcelona y encara su decisivo encuentro de Champions ante el Manchester United en su mejor momento de la temporada. Los azulgranas, por su parte, aunque siguen siendo los claros favoritos para ganar la Liga se hunden moralmente tras sus dos derrotas consecutivas ante los blancos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*