Real Madrid - FC Barcelona: El Clásico se queda en Valdebebas (2-1)


Derrota del Barça ante Alfredo di Stéfano (2-1), en la jornada 30 de Liga, en un partido difícil de jugar, con varios contratiempos. El primero, los dos goles en contra antes del descanso. Luego, las difíciles condiciones climáticas de lluvia y viento de la recuperación. Si Mingueza, en la segunda parte, reducía los huecos en un marcador que habían movido Benzema y Kroos, el Barça, que lo intentó hasta el final, acabó cayendo en el Clásico de Valdebebas.

Eficacia blanca

El Real Madrid golpeó muy temprano, antes del primer cuarto de hora de juego, y obligó a los hombres de Koeman a ir a remolque. Y empezó bien, poniendo a prueba los reflejos de Courtois, pero la eficacia de los blancos en la otra zona fue un revés para los culés: Lucas Vázquez cruza a zona que Benzema, con un balón en el talón desde el primer palo, se convirtió en 1- 0 (mínimo 13).

Pero, pese a esta acción, el Barça siguió buscando el gol ante un Madrid centrado defensivamente. El plan de Zidane salió bien, sobre todo durante una falta en la frontal de Vinicius, tras iniciar un contraataque, las distancias fueron ampliadas por Kroos (2-0, min 27).

Resultado que marcó el descanso, a pesar de que Ter Stegen salvó el tercero tras otro contra blancas, en un remate de Lucas Vázquez (min 34), y Messi estuvo a punto de marcar un gol olímpico (min 47).

Mingueza reduce las diferencias

En la recuperación, y ya con la entrada de Griezmann, el Barça dio un paso más y siguió intentándolo, pese a las adversas condiciones meteorológicas, con mucha lluvia y viento. Los hombres de Koeman sin embargo encontraron el premio a su insistencia y, en un centro de Jordi Alba que falló Griezmann, Mingueza cerró distancias (2-1, min 59), en la jornada de su primer Clásico (y como gran título).

Un objetivo que fue el último combustible que necesitaba el Barça, que prácticamente monopolizó el ataque. Los hombres de Zidane, sin embargo, siguieron siendo un peligro en las recuperaciones y jugadas de velocidad, así como en las jugadas a balón parado.

Con el paso de los minutos se hizo más difícil jugar sobre césped muy mojado. Pero los culés siguieron intentándolo hasta el final, por todas partes: tiros lejanos, faltas, centros en el área de Jordi Alba y Sergi Roberto, recuperaciones e incluso un balón en el larguero de Ilaix Moriba en el último partido de un partido gastado por el agua. Ante esto, el Madrid aguantó bien y el resultado no se movió para hacer clásica la estancia en Valdebebas.

.



Fuente de la noticia

Fuente de la imagen: fcbarcelona.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *