El Real Murcia encaja su segunda mayor goleada de la temporada en un Campo donde los murcianistas sufrieron un descenso. Onésimo, impotente con la situación, podría ser cesado en los próximos días.

Javi Jimenez atrapa un balón al que no pudo llegar el delantero gerundense. Foto: www.ligabbva.com

Javi Jimenez atrapa un balón al que no pudo llegar el delantero gerundense. Foto: www.ligabbva.com

El Real Murcia volvió a cosechar una nueva goleada. Si hay un campo maldito para en “nuevo murcianismo” ese es Montilivi. Allí donde Kiko Ratón mandase al Real Murcia al Pozo de la segunda B en el último suspiro. Allí donde gran parte del murcianismo quedó mermado. En ese campo el Real Murcia ha recibido la segunda mayor goleada de la temporada. Algo que ya hiciese contra el Córdoba, recibir 5 goles en contra, lo que le costó el puesto a Gustavo Siviero.
Si bien con sólo cinco minutos jugados hubo un penalti en área gerundense no pitado sobre Kike García, a los 20 minutos el Real Murcia ya perdía por 2-0, ambos goles de penaltis absurdos y además con un jugador menos, Molinero, por doble tarjeta amarilla. Algo que no es nuevo para el bueno de Paco Molinero, ya que tiene algo de experiencia tanto en tarjetas amarillas como en dejar a su equipo con diez y sobre todo en penaltis cometidos.
El Murcia intentó con 10 rehacer un partido roto, y Onésimo se vio obligado a quitar al que, hasta el momento estaba siendo el mejor jugador de Real Murcia, Acciari por reforzar la banda con Miguel Albiol. Y si bien el árbitro fue muy riguroso al pitar los dos penaltis, siéndolo, también fue riguroso en pitar un libre indirecto dentro del área del Girona con el que Matilla acortaba distancias y dejaba una segunda parte un poco más abierta.
Pero el rival estaba siendo superior y pronto sumaría el tercero y el cuarto en el casillero local para dar la puntilla al Real Murcia que con el Ruso anotó el segundo del honor, pero que luego veía como el Girona avergonzaba a un conjunto, el de Onésimo, desdibujado, sin ideas y sin rumbo.
Lo cierto es que el Real Murcia con éste resultado está empatado a puntos con Racing y Mirandés, a 35 puntos, que hoy duerme en el filo del acantilado y las sensaciones son muy muy malas. El Pesimismo se está impregnando en la afición murcianista merced a lo acontecido en pasadas temporadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*