DSC_0030

Gran espectación generada en la Capital del segura por la llegada del Córdoba en el segundo partido de la eliminatoria de los Play Off por el ascenso a Primera División, donde el Real Murcia se trajo un empate a cero del Arcángel.

 

La afición murcianista esperaba al equipo en la entrada del Parking para mostrarle todo su apoyo desde el principio y es que el sueño que estaba viviendo el conjunto grana durante ésta temporada era merecedor de los mejores comentarios y alabanzas.

 

Velázquez apostó por una defensa de tres, con Dani Bautista, Mauro y Molinero defendiendo la portería de Casto. Por las bandas el Alex Martínez y Wellington Silva actuarían de carrileros, algo que a la postre y en los primeros compases del partido le pasaría factura al Real Murcia.

Dorca, Eddy, Toribio, Saúl y Kike fueron el resto de los elegidos para el partido del KO.

 

El empate a cero era el único empate que le valía al conjunto grana, pero un gol cordobés le haría necesitar 2 goles para pasar la eliminatoria, y esto era demasiado peligroso para resignarse a no marcar por lo menos un gol.

 

Los dos rivales salieron más desenfadados que en el partido de ida y pronto el conjunto de Julio Velázquez mostró sus cartas. En un barullo dentro del área Eddy es derribado y el colegiado señala la pena máxima. El partido se le ponía muy bien a los grana. Saúl era el encargado de ejecutar la pena máxima, pero el asturiano erró en el lanzamiento y el cuero se fue fuera.

 

Una oportunidad perdida para el Real Murcia. Pero la peor noticia llegaría a continuación, sin tiempo a lamentarse, porque en un ataque cordobés, molinero cedió en defensa para Wellington y el hoy carrilero murcianista perdió en la peor zona posible, donde fue recogido por Juanlu, y centrado al segundo palo donde Pedro llegando desde atrás remata de cabeza el cuero al fondo de las mallas.

 

Terrible mazazo para el conjunto local que veía como del 1-0 se pasaba en segundos al 0-1 y con ello la obligación de anotar como mínimo 2 goles para pasar la eliminatoria.

 

Los jugadores del Real Murcia intentaban reponerse con un estadio en silencio, o más bien silenciado, donde sólo 700 cordobeses jaleaban a su equipo y se hacían notar en ése instante del partido más que los 16.000 murcianistas.

 

Wellington estaba tocado anímicamente y el Real Murcia debería tener cuidado, ya que las obligaciones en defensa del conjunto grana restarían protagonismo en la delantera de uno de los mejores extremos de la liga y además no aportarían la seguridad necesaria como ayuda a la zaga.

Un par de acciones por banda derecha del jugador propiedad del Arsenal demostraría que el error había hecho mella en su cabeza, porque no era el que acostumbraba.

 

Todo el resto de la primera mitad fue un toma y daca por parte de los dos equipos, con el conjunto local dubitativo y sin terminar las jugadas mientras que los cordobeses, con un buen sistema defensivo se tomaban el mando del partido para provocar las acciones más peligrosas del partido, aunque el bagaje de lanzamientos entre los tres palos de los dos equipos fue de 1 para el Córdoba (el del gol) por 0 para el Real Murcia.

 

Tras la reanudación los de Julio apostó por Malongá y el partido cambió radicalmente. El conjunto grana visitaba cada vez con más asiduidad la portería de Juan Carlos y sólo necesitó 7 minutos para que en el 52 Wellington silva cogiera un balón en el pico derecho del área y la pusiera por la escuadra, donde no pudo llegar Juan Carlos, para empatar el partido y poner el partido si cabe más interesante.

 

Golazo del jugador propiedad del Arsenal, que se quitaba la espinita del error en el gol del conjunto andaluz. Y otra acción más del carrilero murcianista estuvo a punto de acabar nuevamente en el fondo de las mallas pero la zaga verdiblanca la envió a córner.

 

La Nueva Condomina había despertado. justo cuando el conjunto andaluz con una buena jugada por el carril del 10 de Pedro que la puso al palo largo sobre Raúl Bravo que anotaría el segundo del Córdoba.

 

El Murcia volvía a necesitar 2 goles para pasar la eliminatoria, cuando Julio se juega el todo por el todo, cuando todavía quedaban más de 25 minutos para el final del partido, dando entrada a Iván Moreno en sustitución del amonestado Dorca.

 

El tiempo iba pasando, pero las oportunidades claras del conjunto grana brillaban por su ausencia. Sólo alguna falta aislada, tras una buena jugada de Kike García y alguna otra jugada de Malonga, ponían el Uy en las gradas murcianistas.

 

El Real Murcia lo seguía intentando, con más corazón que cabeza y Julio se la volvía a jugar, dando entrada a Tete en sustitución de Álex Martínez. Pero todavía le costaba generar oportunidades, y sobre todo que acabasen con disparo entre los tres postes.

 

El Córdoba, para ésa fase del partido había desaparecido del campo y sólo el conjunto grana se apresuraba sobre la portería de Juan Carlos, aunque sin la profundidad necesaria.
Un poste casi al final del partido puso el punto final a una temporada en la que el Real Murcia se merece todos los elogios y las palabras de agradecimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*