Empate

Empate de quilates el conseguido ayer en estadio Ipúrua de Éibar. Rival recién ascendido, pero veterano en estas lides, donde el punto conseguido fue un premio nada despreciable.

Empate

Foto: http://www.realmurcia.es/ Imagen del Partido Eibar 0 Real Murcia 0

Después de estas jornadas de goles, buen juego, victorias y sonrisas por doquier, llegó una pequeña pausa en el camino. Esa pausa fue Éibar, donde nuestro Real Murcia no pudo pasar del empate ante un equipo difícil y rocoso.

Es verdad que las mejores ocasiones decayeron de lado nuestro, pero es verdad también, que de haber conseguido la victoria, estaríamos a estas alturas, saboreando puestos muy golosos en la cumbre de esta liga tan larga y agónica.

Pero como anuncié en crónicas pasadas, esta no va a ser una liga fácil, ni libre de obstáculos. ¿Qué mérito tendría pues nuestro esfuerzo y afán por intentar alcanzar puestos privilegiados en la clasificación, o deleitar a los aficionados con victorias ante equipo más fuertes y hechos a golpe de talonario? Ninguno la verdad. Si no existiera el esfuerzo, ni la derrota, ni los partidos complicados en esta categoría, la ilusión no tendría cabido en el alma y corazón de los aficionados.

Pero el empate cosechado ayer no fue tan malo como se pueda pensar. Conseguir un empate en un campo bastante complejo, ante un equipo sólido y unido, no es empresa asequible, y el sumar, aunque sea un punto, nunca viene mal.

De todos modos, el Real Murcia también pudo notar la baja de la “bala Tete”, un jugador que se está convirtiendo en una promesa y en una pieza indiscutible y esencial en los esquemas de esta plantilla. Con su velocidad y desequilibrio, las defensas rivales lo están pasando bastante mal, y el que ayer no estuviera, pues qué queréis que os diga, se pudo notar.

Más aún con una defensa que apenas te permite hacer un juego distendido, profundo, donde las bandas se convierten en autopistas para poder acceder al gol, pero aun así, el equipo plantó cara y dejó buenas sensaciones, como lo viene haciendo desde que empezara la liga frente al Recreativo de Huelva.

Sin embargo, cierto es también, que no hay que perder la cautela. Queda mucha Liga por delante, y un despiste, por muy tonto que sea, te puede condenar sin piedad.

Pero también, conviene saborear estos momentos tan gratificantes, momentos que desde hace muchas temporadas, los aficionados del Real Murcia no pudimos saborear, y que ahora mismo, se hacen más reales y más cercanos. No dejemos de perder esta oportunidad de vibrar con algo que se nos resistía temporada tras temporadas, pero eso sí, sin perder de vista el camino, que es largo, y que relajarnos no es la mejor medida para recorrerlo.

También os tengo que confesar, que este Real Murcia me ilusiona cada día más. Sé que me puedo poner pesado diciéndolo, pero es que es un sentimiento que no engaña, que no falsea, que se muestra tal como es, y en verdad llena de optimismo y de buenas sensaciones.

Este Real Murcia puede ser una versión más precaria, más barata o más sencilla, como lo queramos denominar, pero es un equipo que aúna responsabilidad, constancia, unidad y en esa sinergia de factores tan positivos, es donde radica el secreto de este Real Murcia tan prometedor. Ojalá sigamos en esta línea tan ascendente, y aunque tropecemos con más piedras en el camino, no dejemos de perder la ilusión por estos colores.

Somos una afición de PRIMERA, ¡recordarlo siempre! 

¡LLUEVA, TRUENE O SE ESCONDA EL SOL, REAL MURCIA TE QUIERO CON TODO EL CORAZÓN!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*