maracaná sigue haciendo historia

La Selección Española ha recibido un serio correctivo de una selección, la Brasileña, en su propio campo, Maracaná, y ante su afición jubilosa y muy activa durante los 90 minutos que duró el encuentro. España no pudo con Brasil en la Copa Confederaciones, e incluso las oportunidades que se dieron no fueron aprovechadas por el conbinado español.

maracaná sigue haciendo historia

El estadio Maracaná es el teatro más mítico que existe en el mundo del futbol, y el más grande. Foto: www.selefutbol.com

Nuevo libro de la misma novela que ya escribiese España hace 4 años en Sudáfrica, en la Copa Confederaciones. Allí España quedó apeada de la competición de forma triste, y desde España ya se hablaba de Vicente Del Bosque en términos negativos, y de la mala sucesión que había tenido Luis Aragonés. Luego Don Vicente, el Marqués de Del Bosque, ha ido callando bocas conquistando el título más importante de la historia de España para las dos tazas, pues una segunda Eurocopa de premio.

Ahora Brasil ha vuelto a ganar la Copa Confederaciones, con un jugador superlativo, Neymar, una delantera en estado de gracia y una defensa para quitarse el sombrero. Pero Brasil no ha hecho gala del Jogo Bonito, adjetivo que Pelé, Zico, Tostao, Riberino, Socrates y compañía cosieran al escudo de la canarinha. Ha sido más un «Jogo Sucio«, «Jogo mezquino«, ojo que también vale. Dudo mucho que los padrinos del Jogo Bonito les guste ver a ésta Brasil, sobre todo cuando todavía no se ha ganado nada. La copa Confederaciones es un trofeo menor, y que además estaba claro cual sería la final y estaba muy claro quien se llevaría el partido.

Pero las máximas del fútbol se cumplen, y por ello, a tenor de la estadística, Brasil no ganará su mundial. España ha recibido la mejor lección de fútbol que se le pueda dar a un equipo, y en el mejor momento: En la previa de un Mundial. Ya nos pasó en Sudáfrica, y ha vuelto a pasar ahora. Por todo ello España estará en Maracaná en la final de 2014.

A pesar del Baño y la goleada, España ha gozado de oportunidades para no perder el partido. Amen del juego sucio brasileño, con patadas a diestro y siniestro, España tuo oportunidad de empatar el partido pero David Luiz sacaba inextremis el cuero de debajo de los palos. Del empate a uno nos fuimos al 2-0 con un golazo de Neymar. Además los Brasileños anotaron los goles en las franjas psicológicas, al comienzo, a punto de irse al descanso y nada más comenzar.

Pero no por ello se tiene que hablar de cambio de ciclo ni cambio de filosofía, ni nada de ésto. El partido éste ante Brasil no lo gana nadie. España tiene un futuro muy prometedor, sobre todo con jugadores que llegan pidiendo paso, ganando Eurocopas, y siendo el relevo perfecto para una generación que se despedirá en 2014.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*