La grada era un clamor con 30 mil aficionados en su estadio nuevo, el Murcia en primera y puesto 10 en la tabla, justo antes de jugar en el Camp Nou. Tan solo hace 3 años, pero la actualidad y los momentos de crisis hacen de esos momentos un abismo en la lejanía.

Jesús Samper, Dueño del Real murcia atendiendo a los medios de comunicación tras el partido

Jesús Samper, Dueño del Real murcia atendiendo a los medios de comunicación tras el partido

Superávit gracias a un ascenso, gracias al dinero recaudado por la Nueva Condomina y sobre todo por los 25 mil aficionados que dieron su apoyo al Murcia en primera.

Todo el mundo sabe lo que paso después, malos fichajes, “desparramo” de dinero por todos y jugando a la lotería con un solo decimo, la permanencia en primera. Se ficho a Clemente, no se consiguió el objetivo y paso posterior se le confiaron plenos poderes para confeccionar una plantilla, que a vista de todos parecía desastrosa.

 
Así pasan los años todo sigue igual, todo los años cambio de entrenador a mitad de temporada. Pero este año, esta llegando demasiado lejos, el Real Murcia, un histórico de primera y segunda división está a las puertas del descenso.

Me paro a pensar, sabiendo que no soy el único, ¿Por qué esta situación tan desastrosa?, ¿Dónde está el proyecto deportivo? son preguntas que todo aficionado se hace en calma cuando esta en casa tranquilamente, pero en el campo llenos de ira y rabia solo se puede gritar ¡Samper Vete ya!

 
Solo puedo sonreír cuando veo las camisas granas del imperial sudadas de ilusión de jóvenes futbolistas que sueñan con hacerse un hueco en el mundo del fútbol, con el esperado debut en el primer equipo. Mientras tanto vemos como en el primer equipo la lucha se convierte en lamento, cada futbolista hace su guerra particular por lo que llegan los imperdonables errores. Cada fin de semana veo como cada partido se convierte en un suplicio, sin táctica ni buen juego, se apela a la épica de las remontadas forjadas por un público siempre con el equipo pero que necesita un aliciente para animar.

 
Vuelve Aquino, mucha gente tiene la ilusión es sus botas. Otros muchos quieren disfrutar de jóvenes como Sergio Escudero o Aguilera, pero unas veces la situación es tan buena que se necesitan todos los puntos para ascender y no se mueve cantera, otras veces como ahora se evita darle la responsabilidad a canteranos con ganas de comerse el balón, con rabia de la situación, pero a la vez con alegría y desparpajo para afrontar la oportunidad. Mi sincera opinión es que si se ha de bajar a Segunda b, quiero que se baje con el sudor de los canteranos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*