Malonga Real Murcia

Malonga debutó con el Real Murcia en Copa del Rey

Si la pasada temporada fue el vecino Almería, ayer fue el vecino Hércules de Alicante quien nos cerró de golpe la puerta para pasar de ronda en la Copa de S.M el Rey.

No fue un partido excesivamente bueno de los nuestros, si contamos con que de inicio fueron varios reservas quienes se ganaron la participación en el terreno del Rico Pérez, pero a pesar de que no fue el día para haber conseguido un resultado positivo, no hay que menospreciar la intención de que jugadores como Sergio León, Malonga o el joven portero Fernando, intenten ganarse un puesto en el equipo titular.

Aun así, el partido se lo llevó el Hércules, mejor dicho, se lo quedó, ya que un 2-0 en casa ante tu afición, es música celestial, y un buen bálsamo, sobre todo cuando los deberes en Liga no terminan de salir como uno quiere.

Pero de todas estas puntualizaciones tan negativas, se debe extraer algo positivo. Es verdad que la Copa del Rey es un premio más que goloso para el equipo que tenga la suerte o la gloria, como lo queramos llamar, de ir sorteando rivales de menor a mayor dificultad, aunque en Copa está claro que rival pequeño no existe. Sin embargo, el premio está en enfrentarte al equipo grande, al equipo poderoso, al equipo que te duplica o triplica el presupuesto, incluso que uno o dos jugadores de su plantilla ya valgan lo que puede costar un equipo completo. Cifras y cifras subidas de tono, pero que pueden dar aire a las cajas fuertes de los equipos más débiles, más indefensos y más modestos de nuestra geografía.

Y es que añoraba tanto que el Real Murcia pudiera haberse metido en ese hueco, en ese grupillo de valientes equipos, tendentes a una lucha sin cuartel ante un equipo “cósmico”, como lo van siendo los grandes, ya sea FC Barcelona o Real Madrid, suculento deseo para esos equipos golpeados por la crisis económica, aunque la deportiva camine por otros derroteros.

Pero volvamos a la tierra, volvamos a lo que nos interesa, que no puede ser otra cosa más que la Liga. Cierto es que la Copa es la Copa y seduce mucho a los paladares de aficionados y directivos, pero también provoca cansancio, más horas de entrenamiento, posibles lesiones, y en mi modesta opinión, hay que dejarse el esfuerzo en la Liga.

Esto sería como tratar de sacar el curso escolar (la Liga), y bueno, si me ponen un examen para ir subiendo nota genial (la Copa). Pero claro, nos interesa el 5, por lo menos. Sacar el curso, o sea la Liga. Perdonadme el símil tan poco original, pero lo que quiero decir es que no debemos perder el tren de la Liga, ya que si queremos optar bien a la permanencia, bien al play off o posible ascenso, hay que unir fuerzas para ello. La Copa, es interesante, pero también puede ser una distracción, y eso no nos conviene. Que no pudimos pasar de ronda, jode sí, y perdonad la expresión, pero tampoco es un desconsuelo.

Ahora mismo estamos en una posición más que aceptable en Liga. Sabemos de buena tinta que acabamos de empezar la competición y que queda un mundo para que termine, pero por eso mismo, desde el minuto 0, tenemos que estar concentrados en esta competición.

La Copa viene y va. Si no ha sido este año, ya será el próximo, o el siguiente, pero nuestra asignatura pendiente claramente es la Liga. El Real Murcia no ha hecho buen papel en estas dos últimas temporadas y eso, hay que cambiarlo.

Aprovechemos que la Liga está reciente, y centrémonos al 100% en ella. Y respecto a la Copa, pues también sirvió para dar algo de rodaje a una serie de jugadores que quién sabe, quizás nos den alegrías futuras.

Y ahora, ¡a por el ALAVÉS!

LLUEVA, TRUENE O SALGA EL SOL, MI REAL MURCIA TE LLEVO ¡¡¡EN EL CORAZÓN!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*