REAL MURCIA 2 – DEPORTIVO ALAVÉS 1

Kieke Garcia pugna por un balón en un lance del partido. Foto: Víctor López

 

En plenas fiestas de Murcia, tarde de toros y fútbol en la Capital del Segura donde el Real Murcia tenía la oportunidad de brindar la primera victoria en Nueva Condomina al Deportivo Alavés, con ganas de conseguir también su primera victoria, pero en el campeonato, ya que llegaba a la tierra del pimentón con 3 empates consecutivos además con el mismo resultado.

 

El partido comenzaba con un tímido dominio del Deportivo Alavés. Julio Velázquez había dejado en la grada a Alcalá y a Dani Bautista, de nuevo, apostando en el 11 por los mismos que en Riazor salvo Edy que se quedó en el banquillo. Lo sustituyó Miguel Albiol, cuya participación en el juego no estaba siendo muy positiva. Prueba de ello que el Real Murcia estaba perdiendo todo el protagonismo en el centro del campo y además Kike estaba muy solo arriba. El ejemplo perfecto estuvo en una jugada donde Kike recibió en banda derecha pero estaba sólo arriba y sin rematador por lo que optó por la acción individual que acabó atrapando fácil Goitia.

 

Y poco más tuvo la primera parte con el único calificativo admisible: Aburrida.

 

Tras la reanudación, el Murcia continuaba con el autismo tanto en su juego como en el del rival, permitiendo que el Deportivo Alavés se creciese en todas las líneas del campo. Pero en el 55, Mauro la puso sobre Saúl en segunda jugada y el catalán disparó a bocajarro mordida y desviado, pero Luciano la introdujo en propia puerta. Subía el primero del partido al marcador. Por primera vez en lo que va de liga en casa el Real Murcia se había puesto por delante en el electrónico.

 

Pero poco le duró la alegría a la afición murcianista, ya que 5 minutos después en una jugada desafortunada en defensa del Real Murcia, Mauro se va al Suelo reclamando falta, el colegiado no pita y el Alavés lo aprovecha para anotar el empate.

 

El entrenador pimentonero se da cuenta, del cariz que estaba tomando el partido y decide meter en el campo a los habituales. Iván Moreno por Albiol y Wellington por Saúl. La entrada de éstos dos jugadores de corte más ofensivo le dieron al Real Murcia una visión diferente en ataque, haciendo el juego más vertical y sumando más ocasiones, pero sin la profundidad necesaria.

 

Molinero lo intentaba en un par de ocasiones desde lejos con disparos muy potentes, pero sin la colocación necesaria para crear peligro. Una jugada de Ion Vélez con remate de Guzmán a punto estuvo de deshacer el empate pero finalmente el remate del vitoriano se fue fuera.

 

Llegaban los 10 últimos minutos de partido con empate a 1 en el marcador. Todo hacía indicar que sería el cuarto empate consecutivo para los vascos, hasta que a falta de 4 minutos para el final una buena falta botada por Welligton la aprovechó Kike, el de siempre para acariciar la pelota lo suficiente como para despistar a Goitia y anotar el 2-1 del partido y 5ª en el casillero del Castellano manchego en 5 partidos.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*