Rafinha, en un entrenamiento con la selección olímpica del Brasil / CBF
El centrocampista azulgrana jugó media hora en el amistoso de la selección olímpica de Brasil y protagonizó una buena asistencia de gol

Rafinha vuelve a sentirse futbolista. Después de estar seis meses de baja por lesión, el centrocampista azulgrana ya sabe lo que es volver a jugar un partido. El retorno se produjo este domingo en el duelo amistoso entre las selecciones sub-23 de Brasil y de Sudáfrica (3-1). El futbolista jugó la última media hora del partido y tuvo tiempo para dejar detalles de su calidad. Protagonizó una buena asistencia entre líneas que terminó con el tercer gol brasileño, obra de Andreas Pereira.

El jugador azulgrana cayó lesionado el 16 de septiembre en el Estadio Olímpico de Roma, en el duelo de la primera jornada de la fase de grupos de la Champions contra la Roma. Esta rotura en el ligamento cruzado de la rodilla derecha frenó el buen rendimiento que estaba ofreciendo a principio de temporada. Después de seis meses de recuperación, el ’12’ del Barça recibió el alta médica el 17 de marzo. En una entrevista en los medios del Club aseguró que éste era «un momento de felicidad inmensa».

La oportunidad para volver a pisar un terreno de juego le ha llegado, pues, con la última convocatoria de la selección olímpica de Brasil. Rafinha no participó en el amistoso del jueves contra Nigeria pero sí lo hizo este domingo y se incorporará a la disciplina de Luis Enrique con más minutos en las piernas.

Hay que recordar que Rafinha debutó con la selección absoluta de Dunga el pasado septiembre, jugando un total de 35 minutos en los amistosos contra Costa Rica y Estados Unidos.

Source link

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*