Luis Aragonés durante una charla de motivación

Luis Aragonés durante una charla de motivación

El fútbol en general le debe mucho a la figura que hoy nos ha abandonado. Pero quizá los que hoy más se entristecen con la noticia sea la familia atlética y la de la Selección Española.

Luis Aragonés era el símbolo del sentimiento Atlético. Estuvo con ellos en las duras y en las maduras, pero sobre todo en las duras. No mentiría si dijera que en el Calderón se recordará su figura por los restos y en el nuevo campo que se construya deberá haber un símbolo que recuerde lo que era el Sabio de Hortaleza.

Aquel jugador que pasó sin pena ni gloria por el Real Madrid, proveniente del Getafe y que no llego a debutar en el primer equipo, y que estuvo deambulando por equipos de segunda división durante 4 años hasta que consiguió su primera ficha profesional con el Betis, aunque en primera ya había debutado el año anterior, cuando estuvo cedido en el Real Oviedo.

La figura de Luis Aragonés se magnifica con una carrera prolífica en títulos y sobre todo en sentimientos.

Pero sobre todo es considerado en la última etapa de su vida como entrenador como el Rey del Tiki Taka. El precursor de una generación que ha hecho historia en el mundo del fútbol y que hoy se siente huérfana por la pérdida de su fundador y mentor. Aragonés, recibió junto a Vicente del Bosque y todos los jugadores de la Roja, el Premio Príncipe de Asturias de los deportes, invitado por el propio Del Bosque, en un gesto que le honra.

Persona polémica a la vez que coloquial. Mantenía una relación amor-odio con la prensa, pero ninguno de los dos podíamos vivir sin el otro, pero sobre todo con sus jugadores y su mensaje directo. Como cuando agarró a Eto’o de la pechera en el Mallorca recriminándole su falta de compromiso. O cuando se interpretaron las palabras a Jose Antonio Reyes como insultos racistas a Henry, o sus discursos en la segunda Eurocopa, la de Viena, que llevó a la Selección Española a la cúspide del fútbol mundial.

Hoy la figura de Luis descansa en su capilla Ardiente instalada en un Tanatorio de Madrid, y sus restos serán enterrados sin el merecido homenaje, por orden de la familia, tanto en el Vicente Calderón como en la Real Federación Española de Fútbol.

Descanse en Paz.

Aquí mostramos un vídeo de cómo Luis Motivaba a sus jugadores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*