WebCrónica

Cierto es que lo importante es como se acabe, pero que bonito es empezar bien. Los buenos principios siempre demuestran cosas. Interés, ilusión, ganas. El vestuario grana estaba conjurado para ganar en casa, más allá de ser el primer partido, que también, pero volver a estar delante de tu afición tiene que notarse. Y hoy el equipo de Paco García, que se encontró enfrente con un magnífico rival, que también quiere para sí el balón hubo de alternar esa posesión – a veces muy discutida – con otras facetas que son indiscutibles en el mundo fútbol: lucha, garra, intensidad, carácter, actitud y defensa. Esta tarde el trabajo defensivo del equipo fue excepcional. Sin peros, sin errores, sin fisuras. Por alto y por bajo y con un Diego Rivas que estuvo cuando se le necesitó.

El primer partido es el primer once también y este en el día de hoy fue el formado por Diego Rivas; José Ruiz, Pumar, Golobart, Jon Iru, Jaume, Titi, Saura, Borjas, Adrián Cruz y Roberto Alarcón. Esos fueron los elegidos por Paco García para el primer envite del curso.

La estadística decía que el Real Murcia no había ganado el primer partido de una competición desde épocas ‘prehistóricas’, pero además había que romper otra racha, la que decía que no se ganaba en Nueva Condomina desde el pasado 28 de febrero. Un punzada en el corazón para los murcianistas. Los demonios, los fantasmas, los miedos de siempre, esos que atesora el baúl de la parroquia grana con una llave que hay que empezar a lanzar a las profundidades del océano. Porque aunque el Mérida salió mejor, el minuto 7 y el dorsal 8 iban a renombrar el destino. Un error de Aguza ha propiciado el robo del de Las Torres de Cotillas, que ha conducido tranquilo, con velocidad, con calidad y con un disparo preciso y precioso directo al corazón del sentimiento murcianista. El primer gol en casa, el primer gol de la temporada de un ‘regresado’, de un futbolista feliz por estar donde quiere estar, que sonríe de corazón y que esta noche debe ser uno de los hombres más felices de la Región de Murcia.

Esa jugada y ese tanto han tranquilizado el debut de los nuetros en casa que han comenzado ha sentirse cómodos y protagonistas. El Mérida de Campos es un equipo que busca lo mismo, que tiene el mismo patrón: el balón. Toca, toca y toca. El balón pasa por el centro y abre a bandas, busca centros y lo intenta, pero hoy le ha faltado contundencia arriba. A veces Rivas, a veces la zaga grana – José Ruiz, Jaume, Golobart y Pumar (más Iru) – y la mayoría de las ocasiones porque sus futbolistas no han estado acertados. Sin embargo han logrado meter al Real Murcia en su campo, sin meter miedo, sin hacer demasiado peligro, pero han jugado muchos minutos en terreno local. Eran los peores momentos del equipo de Paco García. Hablamos del tramo 30′ – 45′ y en ese momento un segundo gol nos daba la vida. Golobart metía la pierna para poner el balón en lo alto de las mallas. Actuaba como un delantero de área. Estaba en el lugar adecuado, en el momento preciso. Y con el 2-0 llegó el descanso.

Campos movió el banquillo sin salir del vestuario y cuando se inició la segunda mitad, José Ramón había dejado su lugar a Carlos Rodríguez. Quería cuanto antes hacer un gol que lo metiera, más que dentro del partido, en la lucha por poder ganar el partido. Y antes de que se cumpliera el primer minuto del segundo período fue Roberto Alarcón quien llevó el ¡uy! a las gradas de Nueva Condomina, porque de cabeza estuvo a punto de poner el tercero. Salcedo mandó ese balón a córner y el saque de esquina provocó otra acción de peligro, de nuevo un pletórico Golobart era protagonista desde el área, pero su cabezazo se estrello en el travesaño y el balón, después, botó claramente fuera de la portería emeritense. A partir de ese instante el Mérida fue más protagonista, el Murcia de Paco García ‘cambiaba’ el modelo y prefería esperar, robar y contragolpear para hacer el tercero y finiquitar el partido, pero no pudo… aunque lo intentó. Borjas se mueve mucho, es un futbolista que vive del gol, pero aparece en el área, se escora a bandas, apoya, defiende y tiras desmarques… y que cada vez que tiene el balón en sus botas y sin mirar la distancia que hay a la portería chuta, sin miedo y sin piedad. Hoy lo intentó hasta en tres ocasiones, dos de ellas a pases soberbios de un Javi Saura, magistral.

Desde el banquillo del Mérida se siguió moviendo el banquillo. En esta ocasión Yacine dejó su sitio en el terreno de juego a Hugo Díaz. Más mordiente. No se resistía el ex entrenador murcianista a no perforar la meta de Rivas, a no meter el miedo en el cuerpo a los 4.528 espectadores que se citaron en Nueva Condomina para ver a este Real Murcia de buenos principios. Un par de buenos centros desde la derecha buscaron rematador, pero encontraron las manos del guardameta gallego, el ex cadista Hugo mandó el balón arriba tras un potente disparo y luego al lateral del palo derecho de Diego, en otra buena ocasión. No hallaban la forma de penetrar y perforar. Paco García se dio cuenta que su equipo sufría y puso más ‘carne’ en la medular. Armando entró por Titi para ayudar a Jon Iru. Antes lo había hecho Rubén Ramos en detrimento de Saura. A esas alturas el técnico de Abarán, José Miguel Campos ya había introducido a Morgado por Borja. Era su tercer y definitivo cambio y alcanzábamos el minuto 70.

El Real Murcia se sintió ‘cómodo’ no siendo tan protagonista como quizá esperaba, lo que es otro buen principio, ya que las circunstancias de los partidos son imprevisibles y las fases de los mismos también. Isi fue el último cambio de García y entró por Javi Saura, que escuchó como atronaban las palmas en el estadio. Era aplausos para él, la gente se fue poniendo en pie conforme el murciano avanzaba hacia el banquillo. Para un chaval de aquí y del Real Murcia ha debido ser el ‘momentazo’ de su carrera. Y nosotros lo que esperamos es que tenga muchos más.

Y se fue muriendo el partido, con un Mérida que ha demostrado un pundonor y un honor digno de elogio, porque ha buscado el gol hasta los últimos compases del partido, pero hoy los puntos estaban cosidos a Nueva Condomina, al murcianismo incansable, soñador, ilusionado con su equipo y el nuevo proyecto. Los puntos tenían nombre y apellidos porque el Real Murcia CF SAD, el de toda la vida, ha tenido una tarde de buenos principios.

FICHA DEL PARTIDO.

Real Murcia: Diego Rivas; José Ruiz, Pumar, Golobart, Iru, Jaume, Titi (Armando, 60′), Saura (Isi, 79′), Borjas Martín, Adrián Cruz (Rubén Ramos, 60′) y Roberto Alarcón.

Mérida AD: Salcedo; Fernández, Marín, Aguza, Mongil, Pardo, Yacine (Hugo Díaz, 57′), D. Álvarez, Borja (Morgado, 70′) José Ramón (Carlos Rodríguez, 45′) y Hugo Rodríguez.

Goles: 1-0. Saura 7′ y 2-0. Golobart 40′.

Colegiado: Sr. Víctor Rives Leal. Amonestó al local José Ruiz y a los locales Pardo y Mongil.

Incidencias: Primer partido de la temporada 2016/2017 disptado en Nueva Condomina ante 4.528 espectadores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*