Interdeportes

Real Murcia 1 – Atlético Astorga  0

Tarde convulsa en cuanto al tiempo se refiere, la que había comenzado en los prolegómenos del partido, intercalando lluvia y sol en pocos minutos, y contra lo que tendría que luchar la afición murcianista para acudir a la Nueva Condomina para animar a un equipo, el pimentonero, que se encontraba instalado en la 5ª plaza a sólo un punto del líder el Real Oviedo, y siendo el conjunto menos goleado del grupo I de segunda B y el segundo menos goleado del conjunto de los 4 grupos, tras el UCAM Murcia al que sólo le han anotado 2 goles.

En el debe el Real Murcia partía con el fantasma de conseguir sólo 4 de los 9 puntos que se han disputado en Nueva Condomina. Además, tan sólo 12 equipos habían marcado menos goles que el conjunto pimentonero, de un total de 80 equipos que conforman la segunda división B

Astorga, contemplando los puestos de cabeza desde una cómoda posición, a igual distancia de ascenso que de descenso, buscaría cazar algún punto en el coso grana, algo que, durante éste año no ha resultado difícil para los equipos que visitan la capital del Segura.

Aira para el partido apostó por Gerard Oliva en la punta del ataque murcianista, dejando en el banquillo. Arturo formaría junto a Armando y a Javi Flores en el ataque del club pimentonero.

Antes del inicio se guardó un respetuoso minuto de silencio por el fallecimiento de José Frutos Vera, abonado número 2 del conjunto pimentonero.

El partido comenzó con un real Murcia queriendo tener el cuero, y disponiendo de las mejores oportunidades, sobre todo a balón parado. Armando pudo abrir el marcador con un disparo desde el borde del área, pero el rechace no pudo bajarlo Arturo y finalmente quedó en nada.  Éste último, el de Abarán, recibió una rigurosa tarjeta amarilla en el minuto 1 de partido, por un agarrón que sirvió para cortar una contra rival, aunque en una zona de bajo peligro.

El conjunto grana ponía las ganas y el corazón, pero sin la verticalidad necesaria para penetrar las defensas leonesas. Astorga estaba cada vez más cómodo en el partido. En ocasiones se hacía dueño del cuero al 50% con el Real Murcia y las arrancadas a la contra creaban verdadero peligro. En una de ellas Fernando tuvo que emplearse al máximo para sacar una mano providencial y evitar así el gol del Astorga en un mano a mano con el cancerbero murcianista.

Los de Aira creaban peligro sólo a balón parado, en los múltiples saques de esquina que dispusieron, pero la estrategia no estaba funcionando todo lo bien que necesitaba para inaugurar el marcador.

La primera parte no dio para mucho más, aunque nos dejó sabor agridulce, por el control de balón del equipo murciano, y las ocasiones de peligro generadas por parte de Astorga.

En la segunda mitad, con un cambio obligado en Astorga por lesión de Antonio, los visitantes propusieron mucho más juego ofensivo que los pimentoneros, que cuyo método de juego era trabado y sin finalización de jugada.

El Murcia conducía pero las ocasiones más peligrosas llegaban de mano de los leoneses. Diego a punto estuvo de hacer el primer gol del partido cuando en una jugada desde el carril del 7, finta y a pierna cambiada la puso de lujo para que Fernando la rozase levemente y se estrellase el cuero en el travesaño. Fue la oportunidad más importante de lo que se llevaba de partido.

Las imprecisiones y la falta de finalización de jugada era la tónica fundamental del juego de Real Murcia. Aira se dio cuenta y se decidió por un cambio ofensivo, dando entrada a Jairo para jugar como estilete en la banda derecha. De él fueron las mejores oportunidades de los minutos restantes, aunque se seguí sin finalizar jugadas importantes.

Con la entrada de Carrillo por Arturo el Real Murcia ganó aún más en profundidad. Carrillo jugaría por detrás de Gerard Oliva, y suya sería una de las oportunidades más claras del partido, cuando Pumar desde la banda izquierda la puso de lujo para que el delantero murciano se lanzase en plancha en busca del gol, pero le faltaron centímetros a la estirada.

La dinámica que había cogido el partido con Carrillo estaba siendo muy positiva para los de Aira, y en una de ellas, cuando sólo faltaban 3 minutos para los 90 reglamentarios Albiol se apoderó del cuero, y tras una buena jugada la puso atrás para que Armando sólo en el borde del área rematara el fondo de las mallas.

Llegaba el gol en el mejor momento, cuando dejas al equipo rival sin capacidad ni tiempo de reacción. El Real Murcia no estaba mereciendo la victoria, Astorga tampoco era merecedor de llevarse los tres puntos. Por eso la victoria es mucho más positiva que además, deja al conjunto de Aira como líder provisional de la categoría y con las pilas cargadas para afrontar una semana más en busca del objetivo que no es otro que el ascenso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*