,

Tenis: De la soda al estrellato: dentro del ascenso de Sebastian Baez

c505218304b50c59c3659f6dda43bae7links-10–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7links-7–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7links-4–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7links-1–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7shortcode-0–>

Sebastián Báez conoció a su antiguo entrenador, Sebastián Gutiérrez, por primera vez cuando tenía 15 años. Estaba en Brasil para un evento de la ITF, donde Gutiérrez estaba entrenando a los jugadores argentinos.

No les tomó mucho tiempo hacer una conexión, pero no en la cancha. Gutiérrez no perdió tiempo en comentar algo que algunos entrenadores no harían durante semanas, si no meses.

“Bebía Coca-Cola todos los días, cada vez. Comía de todos los alimentos”, recordó Báez. “Me miró y dijo: ‘¿Por qué bebes Coca-Cola todo el tiempo?’”

Báez ya era uno de los mejores juveniles de Argentina. Pero ser un buen joven y un gran profesional son mundos diferentes. Ese primer encuentro con Gutiérrez colocó a Báez en el camino hacia donde está ahora, el jugador No. 37 en el Ranking ATP de Pepperstone.

“Dije: ‘¡Me gusta mucho la Coca-Cola! ¡Es lo mejor! Él dijo: ‘No, tienes que beber agua’. Dije, ‘Está bien’. Fue un cambio difícil en ese momento, pero creo que eso fue lo primero que me dijo”, dijo Báez. “Los otros entrenadores de mi país solo me decían cómo tengo que pegarle a la pelota y todo. Estaba concentrado fuera de la cancha y eso es lo que marca la diferencia”.

Algunos jóvenes estarían molestos si su entrenador los molestara por disfrutar de un refresco a una edad tan temprana. Báez se dio cuenta en ese momento que Gutiérrez era el entrenador para él. Gutiérrez explicó que es importante que los futuros jugadores tengan buenos hábitos, tanto dentro como fuera de la cancha.

“Seba bebía mucha Coca-Cola [and] le gustaba comer helado de postre todos los días”, dijo Gutiérrez. “Cuando son niños, a veces hay que tratar de hacerles entender que en el camino, tener esos buenos hábitos seguramente marcará la diferencia en el futuro”.

[ATP APP]

A partir de entonces, Báez cambió de mentalidad. Ahora, el argentino se enfoca en controlar todo lo que puede para aprovechar al máximo su juego, ya sea nutrición o estado físico fuera de la cancha o maximizar su tiempo de práctica.

“Creo que una de las claves fue estar enfocado para ser mejor. Sólo para centrarme en mí. Para decir, ‘Está bien, tengo que hacer estas cosas, tengo que hacerlas perfectamente’”, dijo Báez. “Si lo hago bien, está bien. Pero puedes hacerlo mejor de lo que crees. Eso me inició [wanting] para hacerlo mejor cada día. Esa fue la gran clave para estar aquí y, por supuesto, para estar en la cima necesito hacerlo perfecto en comparación con [what I do] Este Dia.»

Al final de la carrera junior de Báez, era el No. 1 del mundo junior. Pero no fue fácil para él dar el salto al siguiente nivel.

“Empecé a jugar Futures y todo [as a] profesional, desde el principio hasta los Futures, era demasiado diferente a los juniors. Creo que eso fue lo peor, cambiar la edad y el circuito”, dijo Báez. “En los profesionales hay que empezar de cero. Al principio fue duro”.

Parte de eso tenía que ver con el nivel de los jugadores a los que se enfrentaba. Pero también fue la realización de lo que se necesita para ser un profesional. Báez compró una máquina de encordar para ahorrarse los gastos de pagarle a alguien que hiciera el trabajo por él.

“Tuve que aprender a encordar una raqueta y en el torneo, tomábamos la máquina [too]”, dijo Báez, antes de soltar una carcajada. “Pero ya no encordé la raqueta porque mi entrenador dijo: ‘Ahora que estamos en el torneo, quiero que tengas las raquetas bien así que las haré. ¡Eres terrible!'»

El argentino alcanzó el Top 500 en el Ranking ATP de Pepperstone en octubre de 2019, pero cinco meses después su progreso se detuvo debido a la pandemia de Covid-19. En lugar de dejar escapar su impulso, Báez se enfocó aún más en maximizar su potencial todos los días.

Desde entonces, ha ido en ascenso. El año pasado, Báez ganó seis títulos ATP Challenger Tour, empatado en el segundo lugar en una temporada, y se clasificó para las Finales ATP Intesa Sanpaolo Next Gen. Según Báez, su mayor avance se produjo esta temporada en tierra batida, cuando logró su primer título ATP Tour en Estoril.

“Fue un gran momento para mí y creo que cambié un poco de opinión después de ese torneo”, dijo Báez. Puedo estar allí. Por supuesto que tengo que hacerlo mejor, ganar muchos torneos para estar en la cima. Pero creo que puedo. ¿Por qué no yo?»

Vea los mejores momentos de la final de Estoril:

El argentino de 5’7” ha sido comparado con un compatriota de la misma altura: Diego Schwartzman. Sin embargo, ambos hombres están de acuerdo en que no son tan similares como jugadores de tenis.

“Creo que está jugando muy, muy agresivo. Soy diferente. Creo que tiene un saque muy bueno, un saque rápido. Así que está mejorando mucho”, dijo Schwartzman. “Es el primer año que juega este tipo de torneos, lo está haciendo muy bien. Está mejorando. Es importante para nuestro tenis. Está jugando tantos torneos diferentes que no jugaba antes, así que obviamente va a cambiar algunas partes de su juego en el futuro.

“Creo que tenemos cosas similares, pero no lo suficiente como para decir que somos similares. Tal vez por el tamaño y la forma en que [wear] nuestro sombrero, somos similares. Pero no lo suficiente como para tener un juego similar. Creo que somos un poco diferentes y eso es algo bueno, creo”.

Báez intentará mostrarle al mundo su juego en una dura prueba de primera ronda contra el tercer sembrado Carlos Alcaraz. Será una revancha de su choque de semifinales en Milán el año pasado, que Gutiérrez calificó como “una hermosa experiencia”.

“Creo que será un partido diferente. Seba ya tiene más experiencia en el Tour pero a la vez es una buena oportunidad para sumar otro gran partido sobre sus hombros. Seba también tiene solo 21 años, es muy joven y un partido como este le puede dar mucho para ser un mejor profesional”, dijo Gutiérrez. “Una de las cosas más positivas de esta temporada es capitalizar cada uno de estos momentos, que haya podido jugar todos los Grand Slams o que haya jugado en grandes estadios, ante grandes rivales.

“Cada día trata de ser un poco mejor”.



Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *