,

Tenis: Exclusivo de Moya: ¿Por qué Rafa cambió su saque para el US Open?

[ad_1]

Nota del editor: esta historia apareció por primera vez en ATPTour.com/es

Para llegar a la cuarta ronda del US Open, Rafael Nadal ha tenido que secarse mucho sudor de la frente, y también algo de sangre. En su choque de segunda ronda con Fabio Fognini, el español se abalanzó para un revés, lo que provocó que su raqueta rebotara fuera de la cancha y le causara un corte en la nariz. Luego, Nadal se vio obligado a tomar un tiempo de espera médico mientras el fisioterapeuta le vendaba la nariz. Carlos Moya, el entrenador del 22 veces campeón de Grand Slam, no se dio cuenta de inmediato de lo que sucedió.

“No pudimos ver muy bien lo que había sucedido, así que rápidamente me conecté a Internet para ver videos”, explicó Moya a ATPTour.com. “Si has recibido un golpe, no es tan preocupante. Es una historia diferente si algo está torcido o torcido. Un golpe es doloroso, nada más”.

Nadal, que jugará el lunes los octavos de final contra Frances Tiafoe, ha tenido que trabajar muy duro para llegar al último Grand Slam de la temporada tras sufrir una rotura abdominal de siete milímetros que le obligó a retirarse de la semifinal de Wimbledon. Finales en julio. Moya dijo que el camino de Rafa para volver a estar a todo vapor fue un proceso.

[ATP APP]

¿Cómo fue la recuperación después de Wimbledon?

Descansó una semana. Es una lesión que no le impide entrenar, pero sí le impide sacar. Después de unas semanas, volvió a incorporar el saque a su rutina. Pensamos que llegaría a Canadá, pero eso no sucedió. Acaba de llegar a Cincinnati. Ahora lo estamos tomando día a día. Por el momento, todo está bajo control, con algunas variaciones. Con eso en mente, creemos que Rafa será competitivo.

Retirarse de las semifinales de Wimbledon…

Obviamente duele. Estar en una semifinal de Wimbledon y no poder jugar… sobre todo con el nivel que tenía. Fue uno de los mejores Rafas que recuerdo desde la línea de fondo, siendo agresivo, sin especular. Decidimos evaluar los riesgos, analizar los pros y los contras. Cuando no estás involucrado todos los días, es difícil. Yo no estaba allí, pero creo que fue una buena decisión. Rafa tiene 36 años y tenía varios Masters 1000 y el US Open por delante este año. Lo mejor para él es tratar de estar sano. Si lo es, sigue siendo competitivo en cualquier torneo.

¿Te sorprendió lo que pasó en Cincinnati?

Si miras cómo fue la semana… tuvo el mejor resultado contra Coric, quien ganó el título. Tuvo, y dejó escapar, muchas oportunidades, algo que normalmente no sucede. A este nivel eso tiene un costo. Se hizo posible porque estaba lo suficientemente en forma cuando llegó.

En Nueva York, está jugando con un servicio diferente. Durante los entrenamientos, vimos que le costaba sacar como antes, persiguiendo la pelota por arriba, alcanzando. Para proteger el área cambiamos a un saque que le permita ser competitivo. Hasta ahora, está sirviendo bastante bien. Es un método diferente, pero en una cancha rápida, o incluso en Wimbledon, es un saque que puede ser muy efectivo. Cada vez tiene más confianza y no ha perdido velocidad. Y el rebote es más vivo con el nuevo servicio, el giro que le da está teniendo más efecto.

¿No es un gran riesgo cambiar su servicio antes de un Grand Slam?

Si no cambiábamos su servicio, había un riesgo muy alto de recaída. Vas a la guerra con las armas que tienes. Es Rafa, es un Grand Slam. También dijo que tras perder en Cincinnati, que activaría el ‘modo Grand Slam’. Está claro que los primeros partidos podrían haber sido mejores, pero veremos qué pasa.

Durante el partido de octavos con Fabio Fognini, Nadal se acercó y le dijo que estaba muy ansioso.

Tal y como iba el partido, le pedimos que metiera más balones, que jugara con margen de error, sin ángulos y que corriera. Era algo que hacía muchos años que no le decía: apunta al medio y corre. También sabíamos cómo era nuestro oponente. Estuvo impecable durante más de una hora, pero luego cometió algunos errores. Rafa se relajó y luego su nivel no estaba nada mal. Volvió a una versión más reconocible de sí mismo, velocidad de crucero promedio.

¿Por qué le pasó eso?

La mente es difícil de controlar. Explicó que ha pasado por muchas situaciones difíciles en los últimos meses. Todos pensamos que encontrará su juego A. Tenemos experiencias pasadas con Rafa, comenzando muy mal los torneos, pasando las rondas y terminando con un nivel excepcional. Wimbledon fue similar. Estamos seguros de que algo similar sucederá aquí.

Ha ganado el Abierto de Australia, Roland Garros, está invicto en Grand Slams, tiene la oportunidad de ser el No. 1…

Es un año perfecto, pero que ha estado lleno de incidentes. Cuando ha jugado, su nivel ha sido espectacular, sobre todo en los momentos importantes. Pero es cierto que ha habido incidencias que le han impedido tener la continuidad que le hubiera gustado. No hay que olvidar una cosa: es un jugador de 36 años, con muchos kilómetros a sus espaldas. Es normal que el cuerpo comience a tambalearse gradualmente.

Nadal siempre ha dicho que no haría ninguna locura solo por ser el número 1, pero ahora está tan cerca…

Volver a ser el número uno tiene mucho valor; terminando el año en lo más alto del ranking, más aún. Si miras su calendario, está claro que no es un gol. Lo más importante para él es cuidar su cuerpo y estar bien para los Grand Slams. Pero si se lo pone delante, por supuesto que lo haremos.

¿Y por su primer título de Nitto ATP Finals?

Si puede ganar el torneo, mejor que mejor. En 2020 estuvo muy cerca cuando perdió ante Medvedev en semifinales. Fue una trampa, sirviendo en 5-4. Ha sido lo más cerca que ha estado, aunque podría haber perdido la final. La forma en que jugaba y la sensación que teníamos todos. Si puede ganarlo este año, genial.

Después de que Djokovic ganó Wimbledon, ¿cómo se ve la carrera para ser el mejor de todos los tiempos?

El equipo no habla de eso. Quiere estar bien, competitivo. Obviamente, hay comentarios, pero no se le da importancia. Hay suficiente presión todos los días.

Su debut en el US Open fue en 2003, el primer título en 2010 y en 2022 apuesta por su 23º major. ¿Qué Nadal es mejor?

Son épocas diferentes y el cambio físico es muy grande. En 2010 su juego tenía algunas características que ha perdido porque las circunstancias le han obligado a hacer cambios. Esa fue una versión increíble de él, pero también lo es la de hoy. Si hubiera seguido jugando como lo hizo en 2010, no sería tan competitivo y posiblemente se habría retirado. A todos en el equipo nos encantaría tener un Rafa fresco, de 22 años, pero tenemos que adaptarnos a un cuerpo y una mente. Tiene cosas que son mejores que antes, otras son peores. Ha tenido que evolucionar para seguir siendo competitivo en 2022.

Evolucionar es lo que distingue a los jugadores, ¿verdad?

Un jugador de 35 años como Djokovic, 36 como Rafa, o 37 como Federer cuando volvió en 2017… para que sigan siendo capaces de ganar Grand Slams, tienen que evolucionar. Han vencido a las nuevas generaciones durante todos estos años. Todos los conocen mejor, pero casi nadie puede detenerlos, no encuentran la manera. Rafa se habría retirado si no hubiera evolucionado. Sin esa evolución, los tres se habrían retirado.

¿Qué le pediría a estas alturas del torneo?

Básicamente, para jugar con calma y tranquilidad, más que buscar alguna táctica concreta. El tenis está ahí, pero en estos momentos de dificultad, la cancha se ve muy pequeña. Tu brazo se tensa y cometes errores. Tienes que estar tranquilo. Se requieren diferentes cosas dependiendo de la situación. Ahora mismo, es fácil; tranquilo, olvídate de lo que ha pasado… y juega.

[NEWSLETTER FORM]

[ad_2]

Fuente de la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *